D
H
M
Seconds
18 JUNIO 2022

«Hay muchas cicloturistas, pero la Quebrantahuesos es la cicloturista por antonomasia»

Disseny sense títol (9)

El número de corte de la Marcha Cicloturista Ibercaja Quebrantahuesos by TotalEnergies siempre nos deja una historia personal. En este caso, Manuel Muñoz, de Sevilla, y sus Globeros M5 y Los Pollos del Alpargata, disfrutan de la alegría de la fortuna.

Pregunta: Lo primero de todo, Manuel, enhorabuena…

Manuel: ¡Muchas gracias! La verdad es que es una situación muy agradable. No es la lotería, pero que te toque la Quebrantahuesos… Ya sabes. Es algo que está muy bien –bromea y ríe.

P: ¿Pudiste seguir el sorteo?

M: No pude seguir el sorteo en directo porque estaba en el trabajo. Sí que es algo que esperas con ganas porque es importante, pero me lo tuvieron que contar. Tenemos un grupo de amigos que venimos y lo seguía por allí con ganas.

P: ¿Cómo te lo contaron?

M: Pues en este grupo, que somos los Globeros M5, somos muchos amigos. Hemos hecho varias cicloturistas, nos gusta salir y también hemos hecho la Quebrantahuesos. De los Globeros M5 nos hemos apuntado en diferentes momentos y lo comentamos por el grupo porque no sabíamos si estábamos dentro.

Cerca de Navidad hicimos una comida y muchos se apuntaron entonces; todos ellos estaban dentro, pero yo me apunté antes y tenía la duda. Total, que miré a ver si entraba y digo: pero si soy yo.

P: ¿Cómo te sientes en ese momento?

M: Me dio un subidón. Lo comenté por el grupo: “¿Oye, sabéis que es mi número? No, no, que el número de corte es el mío”. Estuvimos todos muy contentos y ahí ya bromeamos y demás. Mucha alegría por ir a la Quebrantahuesos y además que salga tu número. Es especial.

P: Dices que no es tu primera QH…

M: No, en 2018 fuimos 5 o 6 del grupo y estuvo muy bien. Fue una experiencia muy chula que recordamos de una manera especial y además cumplimos el objetivo de ese año, que era bajar de las 7.30h.

P: ¿Tu pasión por la bicicleta y las cicloturistas viene de más atrás?

M: Empiezo en serio con la bicicleta de carretera , más o menos, en 2016. Anteriormente sí que me gustaba y salía muy de vez en cuando, pero ahora ya es un medio de vida prácticamente. Salgo y entreno unos cuatro o cinco días a la semana siempre que puedo y los últimos años he acabado con unos 16.000 kilómetros anuales completados de media. Antes iba de paseo y ahora ya ves…

Antes empecé con la bicicleta de montaña y me fue picando el gusanillo. Al principio era un poco receloso del peligro de circulación, pero al final el riesgo está en todas partes y decido involucrarme.

Es entonces cuando empiezan a sonar opciones de cicloturistas de la zona de Andalucía y cuando por primera vez aparece el nombre de la Quebrantahuesos y, ostras, “¿Qué es esto?”. Cuando te lo cuentan y la conoces, impacta.

P: ¿Se cumplieron las expectativas?

M: Sin duda. Más allá de bajar del tiempo, fue una experiencia única. Aprovecho para dar las gracias también a la gente de Los Pollos del Alpargata, una leyenda en nuestra zona, que siempre están ahí y motiva.

En mi caso, encaré el reto de la Quebrantahuesos y me empecé a formar en nutrición, entrenando con estos compañeros de ruta únicos que tengo.

Entonces llegué a la Quebrantahuesos y claro, te quedas flipado. Habíamos ido a otras marchas del mismo estilo, pero solo en la recogida de dorsales, viendo tanta gente, el montaje… Hay muchas cicloturistas, pero la Quebrantahuesos es la cicloturista por antonomasia.

Incluso terminamos y pensamos que podíamos apretar un poco más. Al final, llegando por primera vez a este recorrido con estos cuatro puertos, tienes mucho respeto. Sobre todo al Marie Blanque… Es un muro, todo es muy exigente y no queríamos reventar.

Al final, el ambiente, el buen rollo y el recorrido son otra cosa. Y es una pasada cómo está montado. Es única a nivel de avituallamientos, voluntarios, seguridad… Tienes la impresión de que no falta el mínimo detalle.

P: A tu vuelta a la QH en 2022… ¿Tienes algún deseo?

M: Con que me traiga la misma sensación con la que volví de la experiencia del 2018, me doy por satisfecho. El ambiente será diferente por la pandemia, pero creo que tenemos muchas ganas de disfrutarlo, con las medidas y sin hacer ninguna imprudencia porque al final todos queremos pasarlo bien sin repercutir negativamente en ningún sentido. Esperamos poder bajar más ese tiempo, pero sobre todo volver con esas grandes sensaciones de lo vivido.